domingo, 31 de enero de 2010

El Río Tuerto. Con perspectiva.

La vida da muchas vueltas….. y la cabeza más.

Entre mis aficiones tengo la lectura, a ser posible que contenga referencias históricas o filosóficas, sin embargo para la lectura en suburbano, que es la más habitual, prefiero que sea novelado. En una de mis últimas compras elegí un libro que al leerlo me sorprendió gratamente, se trataba de “Corazón de tinieblas” de Joseph Conrad. El libro trata de un viaje por el África central remontando el río Congo. De este libro rescataría una frase de Marlow “Remontar aquel río era como volver a los inicios de la creación, cuando la vegetación estalló sobre la faz de la tierra y los árboles se convirtieron en reyes

De África ecuatorial me sorprendieron dos cosas, sus gentes y sus ríos. Una tarde de trabajo en la terraza de un hotel en Libreville, siempre me ha molestado trabajar en la habitación de los hoteles, frente al estuario del río Gabón, que en esa zona tiene una anchura aproximada de 11 Km (lo acabo de comprobar en Google Earth) la pesca artesanal que se llevaba a cabo frente a mi me trajo a mientes a Urbano de Barrientos pescando con una cesta en un momento de crecida del río Tuerto, aún puedo verlo poner la cesta en la corriente. Sintiéndolo por partida doble ni tengo foto ni está ya Urbano.

Contrariamente al río Gabón que trae agua todo el año, alguien me contó que el río Tuerto debía su nombre al hecho de llevar agua en invierno y a no llevarla en verano por estar todos los cauces de riego abiertos. En aquel momento así lo creí y no fue hasta más adelante cuando leyendo descubrí que Tuerto se refiere a torcido o tortuoso, es decir, sin apenas tramos rectos. Un nombre muy descriptivo y, qué duda cabe, ajustado a realidad. Según algún estudioso, este río tuvo otras denominaciones más antiguas, podría haber sido el nombrado en las crónicas romanas como Astura, Astvrga o Astorga tal y como aparece reflejado en diferentes cartografías (Venecia 1.544 - Giaccomo Castaldo).

Sea o no sea, lo que sí es cierto es que tres arroyos atraviesan los parajes de Barrios de Nistroso y los otros pueblos de su concejo (Villar y Nistroso). En Tabladas entre urces y robles aparece “El Pelegrín”, arroyo que es origen del río Tuerto que poco a poco, al contrario de Alonso Quijano, va creando entuertos ladera abajo hasta llegar a La Bañeza donde pierde su identidad a favor del Órbigo por que “hay que ser desprendidos y no acumular duros desde el bautizo”.

En su camino atraviesa La Cepeda, rebasa Astorga y traspasa la Vega, sinónimo de feminidad y fertilidad, para llegar al fin a La Bañeza. En su camino de más de 80 Km. como buen padre presta más que recibe.

En todo este recorrido, Astorga y la Maragatería son los conceptos que más literatura han generado siempre. Mauregato bien podría ser el padre de la Maragatería por parte de nombre. Así opinan algunos de aquel rey bastardo, hijo de rey y mora, origen de la leyenda de las 100 doncellas;

El Rey Mauregato que desde el año 783 hasta el año 788 ocupó el reino de Oviedo y León firmó un acuerdo con él Emir de Córdoba, Abderramán I, por el que a cambio de la paz y su ayuda cada año debía entregar “un tributo nefando de cien doncellas de sus estados Catholicos” para disposición del emir. De estas, 50 debían ser de origen Noble y 50 plebeyas. “Corrió el tributo infame algunos años, y con obligacion de llebarle hasta la raya, y confines del Reyno, donde se hazia la entrega. Mucho se ofendió Dios deste pecado, y lo mostró con varios sucessos, y milagrosos acaecimientos, que refieren nuestras Historias. Bramaban los Christianos sobre este feudo, especialmente los Nobles, que no saben sufrir infamias. Y de aqui resulto, el que varios Cavalleros esforçados, les quitaron de las manos el tributo algunas veces; y aun huvo ocasion, en que defendieron a las inocentes doncellas, los toros de una bacada, jugando contra los Moros sus puntas, y despedazándolos” (Mateo de Anguiano – S.XVIII)

El milagro de los toros quedará para siempre grabado en las arquivoltas de la iglesia románica de Santa María de Carrión de los Condes.


Hay otras opiniones sobre este detalle que sugieren que la entrega no era tal sino intercambio de 100 de aquí por 100 de allá con el fin de emparentar principales y lograr la paz peninsular.

Es curioso que la cesación en la obligación de la deuda en carne de doncella tras la supuesta batalla de Clavijo (esto no es todo cierto ya que Alfonso II seguía pagando el tributo), esta deuda hacia el Cordobés se sustituyese por un pago en metálico a la diócesis de Santiago de Compostela, apóstol que en aquella batalla parece ser que se empleó con brios; "...cortava cabeças de moros, como suele la hoz derribar espigas en el estio...".

Al final siempre pasa lo mismo y como dice un refrán de cazadores “Mientras unos golpean la mata, otros cogen la caza”.

Para finalizar una pintura y una obra musical.
En algún momento tenía que incluir un tema de Loreena Mackenitt. En este caso, el cuadro de William Waterhouse pintado en 1.888 me proporciona la escusa perfecta. Pintor Inglés nacido en Roma. La pintura que nos ocupa se basa en el tema literario y recurrente de las leyendas artúricas. Lady of Shalott es la primera de las tres pinturas basadas en el poema de Alfred Tennyson. Realismo, feminidad y oscuros poderes todo unido en esta obra.



Loreena Mackenitt. Compositora canadiense prolífica en su obra y su descendencia. El primer disco suyo que escuche fue “the mask and mirror” y desde ese momento he ido recopilando toda su discografía. Ha compuesto temas que nos quedan muy cercanos como el dedicado a la Alhambra (The mystics dream), al camino de Santiago (Santiago), o el basado en los poemas de San Juan de la Cruz (The Dark Night Of The Soul). Su discografía no tiene desperdicio tanto como compositora como intérprete.

1 comentario:

Bego dijo...

Molto interessante!!

Navegando he descubierto que en la iglesia de Santa Maria hay un cuadro del milagro de las doncellas, puesto que 4 de ellas debían ser de Carrión.

Vaya con el rey "maraguato"

Desde luego nunca se deja de aprender.

Ánimo, que ayudas a elevar el nivel de cultura, desde el luego el mio si.

Interesante, de veras